¡Mi tiempo es mío!

La semana tiene 7 días: 5 de ellos los dedicamos a hacer nuestras actividades rutinarias (generalmente trabajar y/o estudiar), y el poco tiempo libre de estos días suele estar destinado a actividades vitales como comer, dormir y bañarse (sí, es vital); en los otros dos días tenemos que juntar todas aquellas cosas que no entran en la semana: hablar por teléfono, estudiar, cocinar, limpiar, salir de compras, salir de paseo, pasar tiempo con la familia, la pareja, los amigos, cumplir con compromisos! ¿No será mucho para nuestros dos únicos días libres?

Nuestros seres queridos se empeñan en invitarnos a infinidad de eventos anuales, de los cuales muy pocos nos resultan interesantes y convenientes. Por lo general, se convierte en un inconveniente hacerse tiempo para ir, quedarse, pasarla bien, llevar un regalo…

En el caso particular de los niños, se suma el hecho de tener la certeza de que el infante jamás recordará nuestro esfuerzo, mientras que sus padres siempre seguirán teniendo alguna crítica para hacernos.

Los años pasan rápido y los momentos en los que realmente disfrutamos son pocos. Basta de excusas, basta de disculpas, ¡a vivir lo que uno quiere! Nadie se puede ofender porque el otro esté buscando su propia felicidad, aún cuando esta búsqueda sea a costa de sus eventos planificados tan inconvenientemente.

A tener en cuenta:
– Los festejos se hacen por los demás, no por uno. Y justamente por eso, antes de organizar una celebración nos aseguramos que la mayoría de nuestros invitados puedan concurrir tal día, que el lugar del evento no les genere excesivos gastos, y demás.
– La mayoría de la gente inventa excusas para no ir a un evento que en realidad no va porque no tiene ganas o tiene mejores planes.
– Asimismo, la mayoría de la gente se enoja si alguien no va a su evento.
– Los que finalmente van al evento, generalmente lo hacen por compromiso.
– Cuando uno toma valor para decir “no quiero ir a tu fiesta, prefiero que nos veamos otro día”, el otro lo toma mal, como una ofensa. Pero ojo, el invitado ausente no lo hace de mala onda, lo hace de cansancio de haber aguantado tantos eventos en vano.

A veces hay que ser un poquitito más egoísta, y sin importar ‘qué dirán’…

  1. #1 por Anonymous el marzo 10, 2008 - 6:36 pm

    Perdón por opinar sobre tus sentimientos, pero creo que cuando uno se pone a dar consejos sobre como los demas deben vivir su vida da pie para que el resto opine. Ser egoista NUNCA esta bueno, no es la forma, no da frutos no da satifacciones a largo plazo. Lamentablemente este sistemita en el que vivimos nos acostumbra a mirarnos el ombligo, para mi lo mejor es mirar hacia aquellos que te rodean y si todos lo hacen uno no tiene porque preocuparse. La sociedad no es un individuo y el resto, es una suma de humanos atravesados por la cultura que si se ayudaran comunitariamente, se verian mas sonrisas que caras de orto por la calle. Gabino Martin estudiante de Comunicación Social

  2. #2 por Leila Aisen el marzo 11, 2008 - 12:49 pm

    Hola Martín! Gracias por tu comentario!

    Creo que no entendiste bien algunos puntos de reflexión de mi artículo…
    Yo no le estoy dando consejos a nadie sobre cómo vivir su vida, es sólo una opinión sobre situaciones vividas por mi, y por otras personas que conozco…todas bastante vulnerables.
    No creo que haya que ser egoísta, nunca dije eso. Sí creo que muchas veces por querer dar a los demás lo que se merecen, uno se temrina dejando de lado. Algunas veces hay que tener un poco de amor propio y dedicarse, aunque sea, un ratito.
    Coincido con vos en que hay que ser menos individualista y no mirarse tanto el ombligo en una sociedad que tiene eso como premisa. Justamente mi artículo trata este tema de un modo grotesco: en la nota, los individualistas/egoistas son esas personas que llenan nuestras agendas con SUS compromisos, y se enojan si no estamos cuando ellos pretenden que tengamos tiempo. Es así como damos prioridad a los tiempos, necesidades y ganas de los demás, cuando a veces deberíamos pensar un poco en nosotros.
    Este artículo es para la gente que, como yo, no puede tener la cuota justa de egosimo…pero entiendase la mínima cuota de ‘egoísmo’ como lo mínimo e indispensable para cuidarse, tener amor propio y ser feliz.

    Espero haberme explicado mejor esta vez🙂
    Te espero en nuevos posts!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: