Archivo para la categoría Ciudad

Miradas en el bondi

El lunes pasado mi viaje en colectivo de la oficina a la psicóloga fue más que interesante.

Estaba viajando parada y de repente se liberó un asiento al lado de una chica que estaba hablando con su amiga, sentada detrás de ella. Mientras chequeaba mi celular, empecé a prestar atención a la situación, que era más o menos así…

Resulta que la chica de al lado mío había estado intercambiando miradas con un chico que estaba sentado en la otra punta del colectivo, en uno de esos asientos al revés. Luego de algunos ‘ojitos’, decidieron ‘encontrarse’ por Bluetooth (sí, ¡Bluetooth!).

Pero eso no fue suficiente y la historia avanzó. Esto es lo que yo vi con mis propios ojos.

Ella sacó una lapicera y un papel y le empezó a hacer señas a él. Era difícil la comunicación visual a esta altura, porque en el colectivo había bastante gente. Mientras tanto, hablaba con su amiga, hasta que ésta llamó a un amigo en común para contarle, muy bajito, la situación que estaban viviendo.

Él vió el gesto con la lapicera y el papel y escribió su numero de teléfono en su celular,, que tenía una pantalla bastante grande. Alzó el teléfono en el aire y lo acercó lo más que pudo. La verdad es que se veía muy poco desde donde estábamos, pero después del tercer intento de anotar y llamar a números equivocados, ella logró anotar el número correcto.

Yo me preguntaba por qué él no resignaba viajar sentado para poder conversar con su nueva conquista. Pero bueno, supongo que es parte de la magia de la situación.

Entre risas, la amiga le contaba que ‘Cucho’ (o algo así), el amigo en común, se había reído mucho cuando le contó la situación. Mientras tanto, ella chateaba vía SMS con el misterioso muchacho del colectivo. La amiga juraba que él le había tirado besos voladores. No puedo dar fe de esto, ni tampoco la protagonista de la historia.

Después de chatear un rato, él le dijo donde bajaba y, ante la pregunta, ella le dijo que justo bajaba en la misma parada. En realdiad, ella se tenía que bajar 2 paradas después para ir al gimnasio, pero eso sólo lo sabían su amiga y ella (y yo, claro).
Me puse contenta porque yo tenía que bajar después, y entonces iba a presenciar toda la situación.

El chat seguía con histeriqueos del tipo ‘vos me hiciste señas primero’ y ‘tomas siempre esta línea?’, mientras crecían las especulaciones de la amiga sobre qué iba a hacer con el chico y si esto sería una gran historia de amor en puerta.

Unas cuadras antes de la parada, él se paró y se acercó a la puerta, que estaba justo delante nuestro. Después de algunas risitas, ella decidió pararse y se despidió de su amiga diciéndole ‘cómo te divertis conmigo, eh’. La verdad es que tanto su amiga como yo nos estábamos divirtiendo mucho.

Ella se acercó a él y se saludaron. Treintañeros ambos. Hablaron un poco. Bajaron juntos del colectivo y los vi caminando y conversando, hasta que doblamos y no los vi más.
Para mi fue como una historia de película, o del estilo Sex and The City, pero sin tanto glamour. Es el tipo de historias que hacen que uno pueda volver a creer en la magia…

Anuncios

, ,

Deja un comentario

Acerca de las mujeres, los vestidos y los hombres

Ayer mientras me bañaba estaba pensando en las mujeres que se quedan con su primer y único amor. Es un tema que siempre me llamó la atención.

No es que tenga una obsesión por los ‘gomas’, pero sucede que en otros ámbitos el razonamiento femenino funciona muy diferente.

Supongamos que una mujer tiene que comprarse un vestido es para una fiesta importante. Ella quiere verse fabulosa, especial, no quiere equivocarse ni que otra aparezca con un vestido similar al suyo. Y claro, ¿cómo va a estar segura de haber encontrado un vestido único si ni siquiera se probó otro para comparar?

Cualquier chica, por más decidida que sea, no se compra el primer vestido que se prueba en el primer local al que entró. Siempre necesita probarse 2, por lo menos, para poder COMPARAR.

Entonces, si las mujeres somos tan precavidas en la elección de un vestido, ¿por qué no siempre lo somos en la elección de una pareja?

Ya se que antes las mujeres se casaban jóvenes y vírgenes con el mejor primer postor, pero también es cierto que en esa época habían re pocos modelos de vestidos…

Si la muchacha no encuentra el vestido perfecto, ¡le pide uno prestado a una amiga!

Creo que con los hombres es igual. No me refiero a que una vaya por la vida pidiendo hombres prestados, pero lo cierto es que ‘comprar’ si una no está muy segura es un gran error. Una no pierde dinero pero en cambio pierde tiempo, ganas, fuerzas, juventud, libertad…

La cuestión es que en la elección de un vestido o un hombre el fin es siempre el mismo: estar espectacular.

Moraleja: Mejor comparar a tiempo que intentar efectuar el cambio por disconformidad cuando la fecha límite ya caducó…

9 comentarios

Sólo somos un número (de DNI) II

No es la primera vez que esto me pasa…

Pero voy a poner otro ejemplo:

Hay gente que se emociona cuando se encuentra con alguien que come la misma marca de queso crema:
– ¿Vos compras Mendiocrin?, ¡yo también lo compro!. Y mi mejor amigo, mi prima segunda y mi viejo también… Pero mi mamá compra Gomez, que viste la consistencia…

Siempre me resultó extraño pero igual un poco divertido, porque uno termina haciéndose el Lita de Lazari sacando conclusiones sobre los hábitos de compras y alimenticios de las personas.

La cuestión es que si te emociona encontrarte con gente que compra el mismo queso crema que vos , si te pasa lo que me pasó hoy (y por segunda vez en 7 meses) estarías super entusiasmado.

Estaba en la facultad y me pasan una hoja para completar asistencia: Apellido y nombre, DNI, firma. Cuando estoy completando, veo que el chico que escribió arriba mío tenía los primeros 5 números del DNI iguales al mío.

Como esto ya me pasó, tuve la necesidad de contarle la extraña coincidencia: “Che, mira… te tengo que decir esto. Nuestros documentos tienen los primeros 5 números iguales… Te lo digo porque no es la primera vez que me pasa”. El chico miró la hoja asombrado confirmando mi hallazgo y a continuación me preguntó: “¿Cuando cumplis años?”. Le dije que cumplo el 4/7, el me dijo que cumple el 11/7 y luego acotó: “Hay como 200 números de diferencia, no?”.

En ese momento me hice un poco la boluda y volví a prestar atención a lo que decía el profesor. No vaya a ser que este casi tocayo de documento piense que sólo por eso y coincidir en la misma Universidad somos almas gemelas…

2 comentarios

La Mudanza VIII

Ya pasó un mes desde La Mudanza VII y aún no encontré un momento para hablar a solas con Guille, el encargado, y preguntarle quién vive arriba de mi depto y por qué hace tanto ruido. Tengo miedo de hablar en presencia de un vecino y que justo sea ‘el ruidoso de arriba’.

Igualmente en este mes siguieron pasando muchas cosas:

Los pasos adelantados en mi cocina

Me di cuenta de algo y hasta lo comenté con amigas: cuando cocino, me hago la ‘chica Utilísima’… aunque preferiría tener un estilo más Narda Lepes.

De repente, mientras hago una tarta bicolor me encuentro pensando cosas como: “ahora mezclamos todos los ingredientes y ponemos sal y pimienta a gusto. Si quieren que les quede ‘especial’, le pueden agregar un poco de queso al zapallo”.

Es como si el depto nuevo se hubiese apoderado de mi instinto escondido de ‘ama de casa’ (lo único que falta es convertirme en una goma cualquiera).

De hecho pensaba que era demasiado haberme convertido en habitué de la ferretería y llegar al punto de saludar a ‘el señor de la fábrica de burbujas’ por el barrio hasta que un día me hice socia del DVD Club que está justito a la vuelta del edificio.

La carta misteriosa

Entre tartas y vecinos ruidosos, un viernes llegué a mi casa y tenía una cartita debajo de la puerta. Se notaba que no era un impuesto o servicio, así que me entusiasmé. “¿Un admirador secreto?”, pensé. La carta era del sodero del edificio.

Lejos del inicio de una historia de amor, supongo que Guille le habrá dicho que una vez por semana vuelvo cargando a cuestas un bidón de 5 litros de agua y el sodero me dejó una notita con los precios de sus productos. Recordé que todos los viernes veo 2 sodas vacías en la puerta del depto de mi vecina de piso, a quien aún jamás me crucé por extraño que parezca.

La cosa es que el día que decidí empezar a comprarle bidones de agua al sodero, perdí la cartita.

La maldita sirena

Parece ser que, aunque el nuevo depto es mucho mejor que el anterior, el ruido me persigue. En esto me va a entender cualquiera que viva en la zona céntrica de Ramos Mejía: cuando menos lo esperas, mientras estás viendo un DVD o incluso durmiendo un ruido puede ensordecerte, la sirena de los bomberos.

Ramos tiene un importante corredor gastronómico, lindas plazas y es conocido por sus discos nocturnas, pero los bomberos voluntarios no tienen beepers o algún otro dispositivo para comunicarse rápidamente, por lo que hay una sirena en pleno centro que suena unas 4 veces (10 minutos) cada vez que se los requiere.

El sonido aturde, es imposible ignorarlo. Antes vivía  2 cuadras y no lo escuchaba tanto, pero ahora siento que un DJ de música electrónica se metió en mi depto.
Habría que llamar al segmento ‘Proteste ya’ de CQC, ¿no?

El misterioso muchacho de la campera de cuero

Cierro este post con un nuevo misterio para que sumen a ‘el ruidoso de arriba’.
El otro día estaba entrando al edificio y me quedé unos minutos hablando con Guille. Cuando estaba por caminar hacia el ascensor, me advirtió:
– Leila, no es para que te asustes, pero si ves un flaco con una campera de cuero, mejor no te subas al ascensor.
– … ¿Por qué, qué pasó? – Yo imaginaba cosas terribles como una violación o un robo.
– Nada, pero viste que es mejor prevenir. Su tía vive justo ahí, así que viene seguido.
– ¿Y cómo lo reconozco?
– Tiene una campera de cuero… esas de motoquero.

Lee toda La Mudanza:

La Mudanza I
La Mudanza II
La Mudanza III
– La Mudanza IV

– La Mudanza V
– La Mudanza VI
– La Mudanza VII

3 comentarios

¿Cómo darnos cuenta que la Gripe A ‘se fue’?

Evidentemente, la Influenza ya no es parte de la paranoia colectiva que envolvió a población de Capital Federal y GBA durante julio.

Aquel mes pareció ser eterno y lo reflejé en este blog, pero hoy vemos varios síntomas que nos dicen que ‘la Gripe A ya pasó’:
– Volvieron las rondas de mate en la oficina
– Volvieron las clases
– Todos tenemos las manos resecas tras largas semanas de alcohol en gel, y ahora empezarán a agotarse las cremas humectantes en las perfumerías
– Bajó el precio de barbijos, guantes de latex y alcohol en gel
– La gente ya no mira mal a los que tosen en lugares públicos
– La gente volvió a mirar mal a quienes después de tocar cualquier cosa se ponen alcohol en gel
– Los noticieron tratan otros temas importantísimos para ‘la salud’ de todos, como qué canal emitirá los partidos de fútbol o quiénes son los nominados a los Martín Fierro

Pero si extrañas la pandemia, ¡a no desesperar!. Pronto llegará el calor, y con él… ¡el dengue!

, ,

Deja un comentario

Una Semana de la Dulzura sin besos por la Gripe A

Hoy comienza la semana que los kioskeros esperan todo el año para promocionar ‘una golosina por un beso’, pero este año el ansiado intercambio podría desatar una nueva ola de contagios.

Desde el domingo electoral, cada vez veo más gente por la calle y medios de transporte con barbijos y bufandas hasta la nariz con la esperanza de no contagiarse (aunque no se desinfectan con alcohol en gel ni suben las defensas de sus organismos con buena alimentación y vitaminas). En este contexto, quien tose o esturnuda es prácticamente visto como un excluido social.
(Aclaración sobre los barbijos: sólo deben ser usados por quienes estén enfermos, y deben cambiarse cada unas 3 horas, ya que sino actúan como reservorios de virus).

Para que la gente no reparta besos a cambio de golosinas ni tosa en la cara de otros, tanto la provincia como la ciudad de Buenos Aires declararon el estado de emergencia sanitaria y todas las instituciones educativas de todos los niveles cerrarán por un mes.

Claro que en colectivos, trenes y subtes se sigue viajando como ganado en hora pico y con todas las ventanillas cerradas. Además, toda la población (la parte que no está enferma) sigue yendo a sus trabajos y tomando mate en ronda.

Sumado a esto me pregunto… ¿dónde van a meter los padres a sus niños de vacaciones por un mes?: en casas de amiguitos con hermanitos enfermos, shoppings, cines, teatros y otros divertimentos.

En fin… si esta semana de la dulzura no se posterga para una fecha más propicia (por la Gripe A, Gripe Porcina, Influenza o como la llamen) como el verano, ¡golosinas individuales y besos voladores para todos!

, ,

1 comentario

Tango: “Primero hay que saber sufrir…”

“…después amar, después partir y al fin andar sin pensamientos”, recita el Polaco Goyeneche haciendo honor a la música y danza más pasional que existe.

Así comencé mi tercer artículo para Tinta Digital. Pueden leerlo aquí.

,

2 comentarios

Se acaba el año!

Aún faltan 2 meses para que comience el nuevo año…

Entonces por qué ya me compré una Agenda 2009?

Entré a la librería para comprar otra cosa. Pero era una de esas librerías grandes que son ‘autoservice’. Llegué a la sección de agendas y sí, es una debilidad!

De pronto estaba ante mi la agenda dividida por días en ‘tamaño cartera’ que busqué para llevar este año, pero, al no encontrar, me conformé con una ‘tamaño morral’ de la edición de ‘Las leyes de Murphy’.

Conclusión: solo llevo mi agenda al trabajo cuando voy con morral. Llevar morral implica que seguro lo lleno con más cosas, aunque no las necesite, porque no puedo verlo tan vacío. En cambio cuando llevo cartera, voy más ligera.

Será una ley de Murphy que a dos meses de terminar el año encuentre la agenda que quería en enero pasado?

Puede ser que la haya comprado de bronca porque para este año no la conseguí…pero quizás simplemente la compré porque quiero que termine el año!

Al menos ya tengo medio resuelto mi 2009 🙂

Deja un comentario

Bien por los floggers!

Tras el post en el que cité a Cumbio y su nuevo Blog, recibí varios comentarios off y online cuestionando desde si soy fan de Cumbio hasta qué pienso de los floggers.

No soy fan de Cumbio. Pero tampoco estoy en contra.

En Facebook hicieron un grupo contra ella! Pobre, es una adolescente que usa la Web para relacionarse. La diferencia es que ella es popular, un ícono para los demás floggers, mientras que otros quedan detrás de la pantalla de la PC.

Pero no es la única flogger ‘famosa’. Hay varios chicos que cobran bastante bien por hacer desfiles porque movilizan multitudes. No creo que eso esté mal.

Por lo menos está cambiando la imagen de la ‘modelo’ popular a la que persiguen por un autógrafo (digo ‘modelo’ porque los chicos posan, se toman fotos y las cuelgan en sus flogs).

Es una nueva imagen porque visten la ropa que quieren, no son excesivamente delgados, ni son todos ‘blanquitos de ojos celestes’, como se dice.

Además rescato su libertad de expresión. Cumbio tiene novia y no lo oculta.

Todo esto me parece muy bien.

Ahora bien, lo que temo es que todo este tiempo de ocio dedicado a su imagen personal y flogs perdure en el tiempo.

La mayoría de estos adolescentes pronto terminará sus estudios secundarios y tendrá que tomar la desición de trabajar, estudiar o qué rumbo dará a su vida, ya que no creo que sus padres los mantengan por muuchos años más.

Quizás muchos decidan estudiar o trabajar en algo relacionado a la Web (como programación), periodismo (ya que escriben en sus flogs), o modelaje (porque posan), pero realmente no creo que ese sea el futuro de todos.

Por lo pronto, Cumbio y algunos otros floggers populares tienen, por lo menos, un tiempo de trabajo asegurado como la cara de grandes marcas y desfiles en boliches porteños!

Mientras tanto, que la juventud siga divirtiéndose en el Abasto! 🙂

1 comentario

¿La carne es débil?

Estuve hablando con algunas mujeres que le son infieles a sus respectivas parejas. Cuentan sus historias como hazañas y aventuras. A mi, la verdad, me da bastante lástima…porque después de charlar un rato, supe que sentían culpa pero también mucha cobardía…y la mayoría no se animaría a admitir esto.

Aman a sus parejas, no pueden vivir sin ellos, se mueren si las dejan, los matan si las engañan. Pero ellas los engañan. Claro está que nunca les dijeron la verdad (ni creo que lo hagan).

¿Acaso si ellos no se enteran, no sienten dolor? Creo que nos encontramos ante un dilema del tipo: Si un árbol cae en un bosque y no hay nadie para oírlo, ¿hace ruído?

Yo creo que en ambos casos la respuesta es sí.

Casualmente hoy encontré una nota sobre adictos al sexo en Perfil.
¡No estoy diciendo que estas mujeres sean adictas al sexo!, pero en la nota los adictos hablan sobre los síntomas, los impulsos, los problemas que trae y cómo controlarlo.

¿La carne es débil?, bueno, lo cierto es que somos animales que razonan. La tentación existe, pero ceder es decisión y responsabilidad de uno. Y si uno está en pareja, ya de por sí hay un pacto de 2 que no merece romperse. Y si se rompe, el otro debe saberlo.
Yo soy fiel a ese pacto, y por sobretodo, fiel a mí misma.

Hace ya un tiempo que vengo diciendo: “el mundo está hecho de los valientes”.

Deja un comentario