Entradas etiquetadas como Relatos

Las curiosas excusas de los hombres para hablar de nuevo con una mujer

El comportamiento natural de conquista de un hombre se ve muy afectado cuando la mujer pierde interés. Claro que él no cree esto, sino que elige pensar que es histérica y no le habla por motivos ocultos. El orgullo masculino es más fuerte que cualquier explicación racional que podamos dar.

Sucede que en esta situación en la que una mujer le deja de hablar a un hombre, si él tiene interés en ella, en algún momento volverá a hablarle con una excusa tonta o rara. Pueden pasar días, semanas, meses, pero siempre intenta hacer de cuenta que no pasó nada en el medio.

Con mis amigas estuvimos recordando algunas de las excusas que nos parecen más divertidas:

SMS erróneo: De pronto te llega un sms del estilo “máquina, entonces hoy a las 9pm el picadito, no?” Vos caes como tonta y le respondes que se equivocó de número, y él te dice “Uy, es que Máquina y Marina son casi iguales. Cómo estás, tanto tiempo?”

Chat al azar: “Hace mucho no veo a tu gato/perro”

Estado de Facebook: Escribis algo en Facebook y te llega un chat comentándote algo al respecto. Por ejemplo: Post: “Qué buena cena, chicas! La torta de chocolate fue lo mejor!” Mensaje de chat: “Uy, me tentaste con esa torta! Cómo estás?”

Por un tweet: Twiteas un link interesante y de pronto te llega un chat muy analítico: “Justo estaba pensando en la semiótica de la imagen en relación a esa película que mencionas. Y la verdad que cuando la vi me pasó que lorem ipsum dolor sit amet, consectetuer adipiscing elit, sed diam nonummy nibh euismod tincidunt ut laoreet dolore magna aliquam erat volutpat. Ut wisi enim ad minim veniam, quis nostrud exerci tation ullamcorper suscipit lobortis nisl ut aliquip ex ea commodo consequat. Duis autem vel eum iriure dolor in hendrerit in vulputate velit esse molestie consequat, vel illum dolore eu feugiat nulla facilisis at vero eros et accumsan et iusto odio dignissim qui blandit praesent luptatum zzril delenit augue duis dolore te feugait nulla facilisi (…)”

El sueño: Vos estás online 24/7, pero en un momento de pronto él te dice: “Qué casualidad que estés conectada, porque anoche soñé con vos…”

El colgado: “Estaba revisando unos chats viejos y vi que somos unos colgados! Cuándo nos vemos?”

Fav: No te habla, pero le da fav a todos tus tweets, fotos de Instagram o whatever.

Fenómeno natural/energético: De la nada, le preocupa que la apocalipsis llegue a tu puerta: “Che, en tu casa hay luz? Se inundó por ahí?”

Vencimiento: “Me había olvidado que tengo un cupón para cenar que me vence hoy, y es para dos persona. Vamos?”

Planificación de vacaciones: “Che, qué hacías? Estoy planeando un viaje a Mar de Cobo y me acordé que vos fuiste! Nos juntamos y me das algunos tips?”

No se le ocurrió nada mejor: “Celes, no lo vas a creer pero el otro día me regalaron una chomba celeste y me acordé de vos. Cómo estás?”

Casualidad: “El otro día en un cumple me crucé con el hermano del ex novio de tu amiga del colegio y me preguntó por vos. Así que te pregunto: cómo estás?”

Comment: No te habla pero te deja comentarios en todas tus fotos y posteos.

El aviso: “Qué tal? Voy a dejar de usar MSN porque cierra, así que te quería pasar mi Gtalk. Bueno, en realidad voy a usar el mismo mail… pero bueno, qué hacías?”

El stalker: “Ey! Estoy a 2 cuadras del lugar donde acabas de hacer chek in. Que causa-lidad :p Paso a saludar?”

El goma: “Estos días de frío me recuerdan a cuando pasábamos el día en la cama haciendo cucharita y comiendo chocolate… No me digas que estabas haciendo eso mismo ahora :p”

El “superado”: Te dice: “Cómo estás che, tanto tiempo?”. Le decis: “Todo bien y vos?”. Te dice: “Bien! Bueno, quería que te enteres por mi que estoy con alguien. Nos conocecmos hace 2 semanas, pero es todo muy intenso y estamos muy bien. Vos estás en algo?”. Le decis: “Ah, qué bien! No, no estoy en nada pero estoy re bien igual”. Te dice: “Ahhh.. y hoy haces algo o quizás podemos ir a tomar algo, no sé”

Revival: “Nena! Te acordas ese día que tomamos un helado? jaja qué loco! Hace un calor hoy… re da para tomar helado ;)”

El desubicado: “Espero que no lo tomes a mal, pero quería saber si seguís teniendo esa fantasía de hacer un trío con dos flacos, porque lo estuve pensando y creo que es algo que haría por vos”

Destiempo: “Te va a parecer loco, pero pensé en todo lo que me dijiste hace unos meses y tenías razón. Cambié mucho. Me gustaría invitarte a tomar algo y demostrártelo”

El insistente: “Hola!”…. “Hola, qué tal?… “Estás?”…. “Cri cri”… “Estás viva?”…

Mudanza: “Cheee, no lo vas a creer, pero ahora vivo a 5 cuadras de tu casa. Aún no conozco bien el barrio, así que cuando quieras hacemos recorrida!”

El viaje: “Todavía tengo el regalito que te compré en mi viaje del verano pasado. Ya va a ser Navidad! A ver cuándo nos vemos, nena!” (Gracias Florencia!)

Sin excusas: Esta es la que más nos gusta, pero la que menos pasa. ” Te extraño y quiero verte de nuevo”

Otras excusas de las  que hayan sido ‘víctimas’ son bienvenidas :p

 

Conocé mi nuevo blog de viajes: https://amarviajarblog.wordpress.com/ 

, , , ,

4 comentarios

El calendario

Se despertó en la inmensidad de su cama de sábanas blancas y disfrutó de los pocos instantes de escaza lucidez que le quedaban. En el mismo instante que acompañó un bostezo estirando los brazos hacia arriba cayó en la cruda realidad.
Era el peor día de la semana y no tenía nada que hacer. Caía sobre sus hombros otro híbrido domingo sin más compañía que unos DVDs poco interesantes y una pila de libros que por algún motivo nunca había leído.

La gotera del baño, la cocina desordenada, las plantas marchitas y la pila de ropa en el sillón eran la personificación de su desastre interno.

Aún sonaba cortante la alarma. Miraba el reloj que marcaba las 11:01 como si fuera a detenerse o a avanzar hacia un mejor presente, pero los minutos seguían durando 60 segundos. Tenía ganas de destruir el calendario, romper los espejos, bajar las persianas, comprar todo el chocolate del mundo y no salir nunca más de esa cama.

Los bordes de la cama delineaban su isla y marcaban el abismo que la mantenía ciertamente a salvo del resto del mundo. No tenía teléfono, ni internet, y el celular estaba apagado. Podía desconectarse perfectamente de todo y de todos. Además, nadie sabía qué le estaba pasando.

Algo había pasado la noche del sábado, algo revelador y desconcertante. Ella estaba decepcionada, herida, consternada, confundida.

La noche del sábado había salido por muchas horas con su novio de hace años. Cenó, fue al cine e hizo el amor. A las 4:38 ya estaba de nuevo en su casa, sola.

Mientras tomaba un vaso con agua y decidía no sacarse el maquillaje se dio cuenta de algo que la perturbaría de ahora en más: por algún desconocido motivo Irene no era feliz.

<Continuará>

Deja un comentario